ADORACION

Esta área es la que mueve a todas las demás y se concentra específicamente en celebrar la presencia de nuestro Todopoderoso Dios, magnificarlo, exaltarlo, engrandecerlo y ponderarlo. Implica que debemos como iglesia preparar al miembro para que sea un adorador excelente para un Dios excelente. El verdadero adorador, adora “en espíritu y en verdad”, por lo tanto su experiencia debe ser bíblica y la puede vivir tanto individualmente como en forma corporativa esto último se da, cuando la iglesia esta reunida en el santuario delante del Señor. Es allí, en la reunión de cada sábado, donde debemos disfrutar de la posibilidad de expresarle nuestro amor a Dios en unidad.

Alabar a Dios y Adorarle en su santuario, en la reunión inspiradora de cada sábado, le da al miembro una fuerza por la cual vivir, se estimula su vida espiritual y lo convierte en un adorador agradecido, alegre y gozoso. Un culto inspirador así, le permite al miembro sentir la presencia del Señor a través de la música, la oración y el mensaje de su Palabra. De esta manera el miembro de iglesia también es motivado a expresar su amor y gratitud a través de su fidelidad entregando sus diezmos y ofrendas con amor y desprendimiento porque su vida se renueva con gratitud y alegría después de haber estado cara a cara con su Dios.

Audiovisual

Juan Cabrera

Praise and Worship

Margie Thomas

Alabanzas

Xavier Covarrubias